Qué efímeros los sueños, qué injusta la realidad.

30 01 2012

Una palabra es capaz de devolvernos el aliento, pero no deja de ser una palabra. Un suspiro puede escaparse y liberarnos, pero no deja de ser un suspiro. Un sueño puede brindarnos felicidad, pero no deja de ser un sueño. El deseo de un sueño, querer cumplirlo mediante actos, la inestabilidad de los actos, perder el control de las riendas. Y es que todo y nada es nuestro. Qué efímeros los sueños, y qué injusta la realidad

#27.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: