Adultos.

6 10 2011

Al caerse una pestaña se desata una reacción refleja: soplar y pedirle un deseo. Poseemos unas trescientas pestañas, trescientos deseos. Solo con un poco de magia, con un poco de imaginación, el dia puede convertirse en lo que tú qieras que sea. Bajo una condición: solo puedes pedir una cosa. La pestaña vuela y se desintegra en el aire, desaparece, nunca llega a tocar suelo otra vez. ¿Por qué? No lo sé, pero es especial.

¿Por qué no nos lo creemos? Porque no sabemos pedir un deseo, los pensamos y repensamos y no encontramos nada que de verdad nos parezca merecer ser el deseo más deseado. No sabemos soñar y así es imposible alcanzar nuestros sueños. Perdemos las pestañas, las posibilidades, los sueños y las metas. Pero la culpa no es de la pestaña, ni de la magia. La culpa es de lo que socialmente se conoce como ser adulto.

 

#27.

Anuncios

Acciones

Information

One response

9 10 2011
Julián Villodre

Mi vaguitaaaaaaaaa 😀 que se me hace mayooor! esos 18 están cerca vaguii! 🙂 tengo muchas ganas de verte mi vaguitaaaa! ánimo con todo! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: